viernes, 22 de enero de 2016

La voz dormida

Nos había quedado pendiente el comentario de "La voz dormida", aunque realizamos la sesión en noviembre del año pasado... bueno, más vale tarde que nunca. La novela gustó mucho en el club y le queriámos dedicar más espacio:



La voz dormida es una novela de Dulce Chacón que fue un gran éxito tanto de crítica, como de público. Recibió el Premio al Libro del Año 2002, le reportó a su autora numerosos premios y reconocimientos por parte de diversas asociaciones de mujeres.

Sobre la autora, vamos a aportar unos breves apuntes biográficos:


Dulce Chacón Gutiérrez, nació en Zafra (Badajoz) en 1954 y murió en Brunete (Madrid) en 2003 a los 49 años de edad, víctima de un cáncer. Tuvo ocho hermanos y ella era hermana gemela de la también escritora Inma Chacón. Cuando las gemelas tenían 11 años de edad, su padre murió y un año más tarde, su madre, se fue a vivir con toda la familia a Madrid y Dulce e Inma, fueron ingresadas en un internado, hasta que concluyeron el Bachillerato.

En el internado Dulce comenzó a escribir poesía, en un esfuerzo por evadirse de las difíciles circunstancias personales que estaba viviendo. Su primer libro de poemas se tituló Querrán ponerle nombre y fue publicado en 1992. Le seguirían Las palabras de la piedra (1993); Contra el desprestigio de la altura (1995). Por esta última ganó su primer premio, el Ciudad de Irún. Matar al ángel en 1999. En 2003 publicó su último poemario, Cuatro gotas. Publicó su primera novela cuando ya llevaba tres poemarios publicados, se trata de Algún amor que no mate en el año 1996, que trata sobre el maltrato a las mujeres. Dos años más tarde publica otra novela: Blanca vuela mañana. Y una tercera, Háblame, musa, de que trata también sobre la violencia doméstica. 

En 2000 publica Cielos de barro, ambientada en la Extremadura de la posguerra y obtuvo el premio “Azorín”. Y en 2002 en 2002 publicó la novela La voz dormida, que la catapultó hacia el éxito literario. La novela fue un gran éxito de ventas y obtuvo el premio Libro del Año 2003, otorgado por el Gremio de Libreros de Madrid. 

Se involucró en numerosas actividades sociales y políticas de carácter progresista. En relación con la invasión de Irak, formó parte de la plataforma 'Cultura contra la guerra' y leyó, junto con el premio Nobel José Saramago, el manifiesto antibélico que cerró la gran manifestación contra la guerra del 15 de marzo de 2003 en Madrid.     La causa de las víctimas del franquismo fue una de sus prioridades, opinando que el rencor derivado de la violencia política durante la guerra civil y el franquismo sigue enquistado, al no haber sido expuesto a la luz pública. Su lema al respecto era "ni rencor ni olvido"


Sobre la novela
Contexto:

Es una novela basada en hechos reales con la que la autora pretende rendir homenaje a las mujeres represaliadas por el franquismo, aquéllas que sufrieron el miedo, la tortura y la falta de libertad durante tantos años. "A ellas se les ha mutilado la memoria. No han podido reclamar el derecho al recuerdo, ni el derecho a contar, ni el derecho a ser. Se les ha condenado al silencio. Se les ha secuestrado su propia historia, que es la historia de todos"

Chacón preparó esta novela mediante conversaciones con historiadores y con mujeres cuyos testimonios están recogidos en el libro. Tuvo que suavizar las diversas historias que las mujeres le contaron porque según dijo la ficción no soporta tanto horror como el que vivieron esas mujeres. Admiró el hecho de que las mujeres con las que charló siguen conservando la dignidad, la lealtad hacia sus compañeras y sus ideales intactos.

A Dulce Chacón lo que más le impresionaron, sin embargo, fueron las historias de amor vividas desde la cárcel y por eso La voz dormida no es un libro amargo, sino un libro de esperanza, un relato de amor que sucede, eso sí, en un mundo cruel. «Las atrocidades rodean esas historias de pasión, pero el horror no es el protagonista», puntualiza la también autora de Las palabras de la piedra.
 
La voz dormida está contada de forma lineal, aunque hay "flash back" continuamente debido a que los personajes hacen continuas alusiones al pasado mostrándonos de esta manera las razones por las cuales se encuentran ahora en esta situación.

Sobre todo nos muestra como a pesar de todo lo que les hicieron y de las pésimas condiciones en las que tuvieron que vivir no renunciaron a sus ideales y creencias. Desde dentro o recuperada la libertad siguieron luchando por una causa que creían que era justa, exponiéndose siempre a ser pilladas. Nunca perdieron la dignidad y siempre mantuvieron la lealtad hacia sus compañeras no delatándolas.


viernes, 15 de enero de 2016

A flor de piel

Nuestra primera lectura  a la vuelta de las vacaciones de Navidad ha sido A flor de piel, de Javier Moro


Una novela histórica muy bien documentada y bien contada, con sencillez y atención al detalle. 

Todos coincidimos en que la novela tiene el interés de que el tema es desconocido por el público en general y además cuenta una hazaña médica impulsada y realizada por españoles: la implantación y extensión de la vacuna de la viruela en América a comienzos del S.XIX, cuando aún en muchos lugares se recelaba de este remedio.  

También coincidimos en que está bien ambientada, podemos hacernos una idea muy clara y muy concisa de cómo se vivía en España a finales del s. XVIII, en todos los espacios que nos va describiendo: una pequeña aldea gallega, La Coruña, Madrid... y en cada ciudad y pueblo de las colonias españolas en América a las que llegan los expedicionarios.

Salió a relucir el dilema moral sobre si usar a niños es lícito moralmente, además niños huérfanos, sin protección, por bien de la ciencia: casi todos estuvimos de acuerdo en que aunque ahora parece una barbaridad, en esa época seguramente era la única opción y desgraciadamente, los niños tenían un futuro muy oscuro en el hospicio... muchos de ellos por lo menos mejoraron su situación tras el viaje.

Y la otra gran pregunta sin responder: ¿premia la Historia el sacrificio de tantos hombres entregados a una causa justa, filantrópica, desinteresada...? En principio parece que no, ya que apenas se sabe nada de estos personajes fuera del ámbito médico o científico.


La novela también introduce tramas secundarias, amores o discusiones entre los miembros de la misión, sobre todo entre Isabel, Balmis y el médico que nombran de subdirector, Josep Salvany, de un carácter mucho más conciliador y pacífico que el jefe.

También comentamos el tema de la mujer, la gran protagonista, Isabel Zendal, con apenas 24 años se embarcó de una manera muy valiente en una misión quizás para redimirse, quizás demasiado torturada por un sentimiento de culpa impuesto injustamente por la sociedad que no abandona sus prejuicios.

Aunque dos o tres de nuestros participantes encontraron la trama algo repetitiva, por la exhaustividad con la que está contado el viaje y sus pormenores, en general la novela gustó mucho y nos pareció fácil de leer, y sobre todo muy bien documentada.


Primer trimestre curso 2015- 2016

Se nos acumula la tarea, así que vamos a hacer un resumen rápido de los primeros libros que hemos leído este curso:

Comenzamos con un autor local, Jesús de las Heras, ya que el día 23 de octubre teníamos un encuentro con él organizado por el club de lectura de Novela Negra para comentar Silencio en Belvalle, una obra del año 2001 con el que ganó el premio Alfonso VIII de novela. En ella nos narra una historia de misterio ambientada en Cuenca (con un nombre ficticio, "Belvalle") aunque su descripción valdría cualquier otra pequeña ciudad española de los años 90, protagonizada por un peculiar detective en plena crisis de identidad.
El encuentro con Jesús fue todo un éxito, ya que además de ser conocido y querido en Cuenca, su tierra, contó muchas anécdotas de su trayectoria profesional como periodista de investigación y disipó las dudas de los lectores sobre la novela, la ambientación, y los objetivos que perseguía con ella.


Nuestra siguiente lectura fue del autor recientemente galardonado con el Premio Nacional de Narrativa del año 2015, Ignacio Martínez Pisón. No pudimos leer la novela ganadora, La Buena Reputación ya que ninugna biblioteca tiene un lote para clubes, así que echamos mano de un libro de hace unos años, El fin de los buenos tiempos.
 «El fin de los buenos tiempos está, sin duda, entre lo mejor que ha escrito en su vida.» Con estas palabras, Enrique Vila-Matas define esta obra imprescindible para conocer la narrativa de Ignacio Martínez de Pisón, uno de nuestros mejores novelistas, «un contador de historias y de aventuras, cargado de humor, de ternura, creador de buenos personajes» (Rafael Conte, Babelia).

Está formada por tres relatos: «Siempre hay un perro al acecho», una dura historia de unas vacaciones con un desenlace inesperado; «El fin de los buenos tiempos», sobre las vidas de varios personajes que giran en torna a un equipo de fútbol de provincias humilde pero ambicioso y por úlitmo un reencuentro con el pasado en la ciudad de juventud «La ley de la gravedad». Tres escenarios, tres familias, tres viajes que sumergen al lector en los vínculos emocionales que rigen las relaciones entre los personaje.

Para nuestra tercera lectura, cambiamos de tercio y pasamos a uno de los grandes de la literatura norteamericana: Paul Auster. La novela elegida fue El libro de las ilusiones, un inquietante relato sobre un profesor de literatura que atraviesa un terrible momento personal, tras el fallecimiento de su familia en un accidente. Solo le saca de su apatía y tristeza el visionado de una antigua película muda, lo que le lleva a embarcarse en una investigación sobre el peculiar protagonista de la misma: Hector Mann. En esta novela están presentes los grandes temas y obsesiones de Paul Auster:

Las cajas chinas (historias engastadas en otras historias); los conflictos de identidad, las desapariciones, la atmósfera enigmática, el escritor protagonista de estas memorias fingidas cavilando "enloquecido por la soledad"; la novela como reflexión existencial y ejercicio de reflexión en torno al amor, la mitomanía y la creación; el homenaje de un cinéfilo al cine mudo; el Arte redimiéndonos de la atormentada vida