viernes, 21 de octubre de 2016

Wilt, de Tom Sharpe

Ayer tuvimos la primera sesión de este curso 2016-2017 del club de lectura "Leyendo entre hoces".
Elegimos una novela del británico Tom Sharpe, "Wilt", un clásico de humor inglés que esconde una corrosiva crítica del "establishment" y una parodia de la clase alta reperesntada por el "gentelman" inglés. Desde el sistema educativo a la Iglesia, pasando por la policía, la clase alta-intelectual, el moviemiento de liberación de la mujer... Sharpe no deja títere con cabeza.

La historia comienza con un matrimonio en horas bajas, el de Henry Wilt y su esposa Eva. Él, atrapado en un triste trabajo de profesor de humanidades en una escuela politécnica, esperando un ascenso que nunca llega, impartiendo literatura a alumnos que quieren ser albañiles o carniceros y que no aprecian sus esfuerzos. Y no menos atrapado en un matrimonio sin ilusión, sin otra actividad que ver la televisión y sacar al perro cuando llega a casa. Eva vive también frustrada con su matrimonio y con su vida en general, que llena de actividades de ocio que van desde la cerámica al yoga.

Un día Eva conoce a una americana, Sally, casada con un profesor universitario de Química, que le deslumbra por su posición social, económica y sobre todo por sus ideas adelantadas en el terreno de la liberación sexual. Deseando formar parte de esta élite, Eva arrastra a Henry a una fiesta en casa de los americanos que se va complicando por momentos y que acaba en una monumental bronca.
Henry, que fantasea en secreto con deshacerse de su mujer, en plena borrachera decide tirar al hueco de una obra una muñeca hinchable (que fue el detonante de la bronca en la fiesta), para probar cómo llevaría a cabo  este  hipotético crimen que en realidad no es capaz de cometer.

Pero la policía descubre la muñeca en el fondo del agujero detiene a Wilt, pensando que ha matado a su mujer. Eva, por su parte, ha decidido poner tierra por medio para dar una lección a su marido, del que está cada vez más decepcionada, y se marcha con el matrionio americano en una escapadita en barco. Pero se pierden y quedan encallados, por lo que la situación de Wilt se complica, al no poder explicar a la policía dónde está su mujer.

Lejos de aclararse, la trama se va complicando más y más, llegado a situaciones absurdas y delirantes. Uno de los momentos más hilarantes es el interrogatorio de Wilt por el  inspector de policía, a quien torea sin misericordia. Paradójicamnete, en medio del caos y la injusta detención, Wilt encuentra una fortaleza desconocida en él, una seguridad ante el mundo y ante los demás que no había tenido antes.