lunes, 30 de enero de 2017

Malena es un nombre de tango

En nuestra primera reunión del año 2017 comentamos Malena es un nombre de tango, de Almudena Grandes.

Editada en 1994, la novela se convirtió en un fenómeno editorial, ampliamente elogiada por la crítica y traducida a varios idiomas.

Cuenta a lo largo de tres décadas vida de Malena Fernández de Alcántara, una joven de la alta burguesía madrileña, comenzando en su infancia en los años 60. Malena es una niña que siente que no pertenece a ese mundo, y que no consigue encajar en el molde de las mujeres de la familia, en las normas que le intentan imponer su madre y las monjas del colegio. Está escrita en primera persona; la historia la cuenta Malena con saltos en el tiempo e incluyendo gran cantidad de reflexiones y descripciones.

Quizás por ello al principio el libro se hace un poco pesado, algo lento. Otro aspecto negativo son los diálogos, algo forzados, demasiado literarios. Al principio cuesta entrar en la historia, pero poco a poco te va atrapando la vida de esta chica peculiar, que intenta encontrar su sitio y saber a dónde va.

Lo que va haciendo atractiva la novela es la personalidad de esta mujer poco convencional, que no se calla sus opiniones, que vive en ocasiones al límite, pero que vive atormentada por sus contradicciones y los remordimientos por hacer lo correcto.

Aún así, no nos ha convencido en el grupo, quizás no ha podido aguantar el paso del tiempo y aunque en su momento fue rompedora ahora nos cuesta conectar con ella... de todas formas, nos ha dado pie para mucha conversación.

martes, 3 de enero de 2017

Suite francesa, de Irene Nemirovsky

Menos mal que terminamos el año con una gran novela. Así dejamos diciembre con buen sabor de boca aunque la coordinadora haya recibido una regañina por la extensión de la obra y el poco tiempo para terminarla.

Para la reseña, remitimos al blog general de la Biblioteca, donde a su vez recogíamos nuestra recomendación semanal en "Hoy por hoy Cuenca". Y es que esta novela se merece recomendaciones aquí y allá, una obra cargada de sensibilidad, belleza y ternura a pesar de tratar el archiconocido tema de la II Guerra Mundial.

El punto de vista, novedoso, el de aquéllos que tuvieron que abandonar sus hogares en el París conquistado y el de aquéllos que convivieron con los soldados alemanes en ese extraño espacio del armisticio en el que no hay violencia explícita pero sí sentimientos encontrados: rencor y necesidad de seguir adelante.

Lo mejor para mi, la excelente acogida que tuvo esta novela en el grupo, lo que revela la profundidad y enorme empatía de sus componentes, cada vez mejores lectores, más atentos, más perspicaces.


Reseña:

Suite Francesa, una gran novela de Irene Nevirovsky

Esta semana, en el espacio que nos ceden en la emisora de radio "Ser Cuenca", hemos recomendado la novela que estamos leyendo con el club de lectura "Leyendo entre hoces".

Irène Némirovsky, sufrió la ocupación alemana de Francia en la II Guerra Mundial hasta el punto que murió en un campo de concentración en 1944. Sus hijas consiguieron huir tras el arresto de sus padres. En su huida llevaban una sola maleta en la que se encontraba el cuaderno de anotaciones de su madre. Con el paso de los años, decidieron mecanografiarlas con ayuda de una gran lupa y se dieron cuenta de que era una novela, Suite Francesa, no anotaciones personales como pensaban. El descubrimiento del un manuscrito causó una auténtica conmoción en el mundo editorial francés y europeo.

Parece ser que la autora quería escribir un libro que narrase los acontecimientos que estaba viviendo en París durante la ocupación alemana a modo de Sinfonía y dividirlo en 5 partes aunque sólo llegó a escribir dos: “Tempestad en Junio” y “Dolce”.

En la primera parte de la novela, nos cuenta qué sucede cuando caen las primeras bombas: miles de familias huyen de París y en estas circunstancias hay situaciones absurdas (el empeño en llevarse la vajilla...) y también extremas: robos, muertes... Y todo lo contrario: solidaridad, ayuda, y mucho esfuerzo por mantener la entereza.

En la segunda parte, la acción tanscurre en un pueblo que ya ha sido ocupado por los franceses. Es una convivencia llena de confusión y de contradicciones: la presencia de los invasores despertará odios, pero también colaboracionismo.

Está muy bien escrita, con mucha precisión, con un estilo muy depurado. A pesar de lo minuciosa que es con las descripciones, se lee con fluidez y mantiene una cierta distancia emocional con lo que cuenta a pesar de que se refleja que conoció de primera mano y no escatima críticas ni detalles.


Podéis escuchar la recomendación completa aquí
http://cadenaser.com/emisora/2016/12/12/ser_cuenca/1481556413_381210.html

La doctora Cole, de Noah Gordon

Tras el gran éxito de "Como Agua para Chocolate", tuvimos un pequeño bache con "La Doctora Cole".
La novela no alcanzó nuestras espectativas, sobre todo la de aquéllos que se habían leído otras novelas de su autor, Noah Gordon: "El médico" y "El chamán", supuestamente las dos ateriores de la trilogía. Digo "supuestamente" porque se pueden leer de manera independiente, aunque las tres cuenten la historia en distintos momentos históricos de varios miembros de una familia de médicos.

En la novela que nos ocupa, la protagonista, la Dr. Cole es una médica competente y comprometida de una gran ciudad americana en nuestra época, que tras una ruptura matrimonial y un fuerte desengaño profesional decide abandonar su puesto y trasladarse a un pequeño pueblo de las montañas.

Allí practica otro tipo de Medicina, más apegada al día a día y los problemas de la gente, y menos trabada por la burocracia y la competencia profesional.
Este inicio prometedor queda ensombrecido por la incapacidad del autor de profundizar en ninguno de los temas que plantea, y una especie de indefinición en las tramas, y en la misma superficialidad en la descripción de los personajes, a los que apenas conocemos.
Ni siquiera a su protagonista, que tiende la mujer perfecta de una manera algo irritante, sin que terminemos de comprender sus posibles contradicciones, dudas ni temores, eso sí, un genio en su trabajo, gran vecina de sus vecinos, y con tiempo para atender al huerto y tocar un instrumento.
Así pues, por lo menos coincidimos en que "se había leído bien", consuelo que buscamos para justificar el tiempo que le hemos dedicado... no se puede ganar siempre...